Las puertas y frentes de cajón se fabrican utilizando maderas de roble, cedro o guatambú de primera calidad y las mejores lacas, esto es una garantía de inalterabilidad del color y del acabado, así como de máxima protección contra el desgaste cotidiano al que están sometidas.

El tipo de puerta más común es la enmarcada, constituida por dos piezas verticales y dos horizontales lisas o molduradas unidas por encastre. En el centro se coloca un
tablero interno liso o replanado, que puede ser de madera maciza o
enchapada. Posteriormente se someten a una coloración y a un
acabado, que protege la madera y aporta los efectos semi mate,
mate o poro abierto.

Opciones de lustre: natural, nogal, wengue, entre otros

Para quien gusta de ambientes clásicos, la madera brinda una sensación de solidez, de alta calidad y calidez.
Es un material de eterno valor estético, su sobriedad y su nobleza van más allá de las modas, en el momento de elegir la estética de sus ambientes estos conceptos se toman en cuenta, y respondemos asimismo a clientes que buscan con nuestro asesoramiento la innovación para adecuar su cocina a un estilo actual con la mejor materialidad.


Top